Pruebas de Estanquidad

Este tipo de pruebas consisten en someter a presión positiva o negativa un tramo de una red de conductos (DALT) para determinar su resistencia mecánica y su coeficiente de fuga. 

 

Aplicada a la envolvente de un edificio (BEPT) permite determinar su estanquidad o hermeticidad al aire, es decir su capacidad para bloquear las infiltraciones no deseadas de aire.

 

En envolventes, las pruebas de estanquidad se complementan con termografías.

Ir al contenido